Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio…

OBRAS MISIONALES PONTIFICIA

Finalidad – Papel

Creo que la mejor descripción de las OMP la ha ofrecido Pablo VI en el Mensaje para la Jornada Misionera Mundial de 1974: «La finalidad universal de estas Obras las apremia a poner por obra todos los medios que parecen eficaces para educar al pueblo de Dios a un auténtico espíritu misionero universal, para promover, en las variedades multiformes que les son propias, las vocaciones misioneras, para desarrollar de manera permanente la caridad en su doble aspecto, espiritual y material, siempre bajo la enseña del catolicismo más auténtico».

Encontramos aquí el eco de cuanto ya había afirmado el Concilio: «Estas Obras (las OMP) deben ocupar con todo derecho el primer lugar, pues son los medios para infundir en los católicos, ya desde la infancia, el sentido verdaderamente universal y misionero, y para estimular la recogida eficaz de ayudas en favor de todas las misiones, según las necesidades de cada una» (Ad gentes, 38).

Casi podemos imaginarlas como un único árbol, que se divide en tres ramas.

1. Obra de la Propagación de la Fe

2. Obra de la Santa Infancia

3. Obra de San Pedro Apóstol

4. Por último, nace la Pontificia Unión Misional

Cada Obra abraza un sector de la cristiandad y, dentro de las finalidades y los objetivos comunes, se dirige a diferentes destinatarios para promover la conciencia y la corresponsabilidad misionera en un compromiso específico de evangelización o de ayuda a las Iglesias hermanas.

La Propagación de la Fe

La primera que surgió, se propone ayudar a todas las misiones (misioneros del mundo) que anuncian el Evangelio: con la oración, el sacrificio y la recogida de ayudas, necesarias para mantener y continuar el trabajo de los misioneros.

Obra de San Pedro Apóstol

Para sostener con la oración, el sacrificio y las ofertas, la formación del clero social.

Obra de la Santa Infancia

Se dirige a los menores para que con su oración, ofertas y sacrificio ayuden a los niños de los países no cristianos.

Por último, como cúlmine de las tres Obras, nace la Pontificia Unión Misional, para la animación y la formación misionera del clero, de los religiosos y de las religiosas, y de los seminaristas. Pablo VI la definió el alma de las Obras Pontificias, en cuanto se propone animar y formar en la misión el clero y los religiosos, que deben educar y formar a la misionariedad las comunidades que les son confiadas. Hoy, a la Pontificia Unión Misional le ha sido confiado también el Centro Internacional de animación Misionera (CIAM), instrumento de animación y de formación misionera.

Los objetivos comunes de las OMP son sencillos, y pueden sintetizarse en dos objetivos:

1. «Infundir en los católicos, desde la más tierna edad, un espíritu verdaderamente universal y misionero» (Obras Misioneras Pontificias, Estatutos, Sagrada Congregación de Propaganda FIDE 1980, 1,2).

2. «Favorecer una adecuada recogida de subsidios a favor de todas las misiones y según las necesidades de cada una (ibíd.) constituyendo y alimentando el fondo central y pontificio de solidaridad, que permita efectuar, con criterio y ecuanimidad, la asistencia planificada y permanente a las Iglesias jóvenes, especialmente a las más pobres» (ibíd. 1,3).

Se deben procurar estos objetivos mediante las  convicciones de la fe, de las que surge un compromiso de testimonio de vida cristiana y de actividad apostólica, que adquieren valor con una oración de dimensión universal.

1. Lo primero de todo, es necesario hacer que madure la convicción de que la Propagación del Evangelio en el mundo constituye un problema de “grandísima importancia tanto por su origen como por su finalidad”[1]. Las Obras Misionales Pontificias han nacido y existen para esta única finalidad, no pueden reducirse exclusivamente a la recogida de fondos para ayudar financieramente a las Iglesias necesitadas. Desgraciadamente, éste último es el aspecto más visible y, quizás, el más conocido y llamativo.

2. La Predicación del Evangelio, por medio del cual se difunde el Reino de dios, para la salvación de la humanidad, es obra del Espíritu Santo, es gracia gratuita de Dios, él único que actúa la salvación. Por lo que las Obras Misionales Pontificias recomiendan a sus asociados:

* la oración, el sacrificio, como expresión de caridad cristiana;

* la animación y el cuidado de las vocaciones misioneras, es decir, de personas dispuestas a ponerse al servicio del Reino de Dios para la salvación de los propios hermanos y hermanas de la humanidad que no conocen a Cristo;

* la donación de sí mismo, del propio tiempo, y de los propios recursos materiales, para dar a los otros de la propia pobreza.

3. El testimonio de vida cristiana auténtica, y, en el cuadro de la misionariedad, de la comunión y de la colaboración intereclesial que se concreta a través de todas las organizaciones de asistencia, y siempre en dependencia, referencia y comunión con Propaganda FIDE y con el Obispo.

4. La forma asociativa, fundamental para las Obras Misionales Pontificias, que se expresa también por medio de un signo que comprometa al bautizado a dar lo mejor de sí mismo en favor de la misión universal de la Iglesia, y que obliga a cada Iglesia particular, además de celebrar la Jornada Misionera Mundial y a promover todas las iniciativas de animación, a versar «cada año una cuota proporcionada para las misiones, que se remitirá a la Santa Sede»[2].

Estos son los elementos comunes a todas las Obras. Esta es su fuerza, que las hace populares, es decir, comprensibles y al alcance de todos. Cada Obra, dentro de la vasta gama de animación y cooperación misionera, tiene una finalidad y objetivos específicos.

P. Vito del Prete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: